potencial-de-marca2

Empieza a ganar visibilidad con acciones de comunicación y marketing sencillas y coordinadas.

Nunca recibirás spam. Recuerda que al suscribirte aceptas la Política de Privacidad.

Por qué no debe preocuparte no crear el mejor contenido

08 Feb Por qué no debe preocuparte no crear el mejor contenido

¿Conoces esa sensación que ni frío, ni calor?

Puedes sentirla en diferentes aspectos de tu vida: a veces con quien acabas de conocer, otras veces con la película que acabas de ver y otras veces con el post que acabas de leer.

Ni fu, ni fa. Ni frío, ni calor.

La indiferencia después de consumir algún contenido es de los peores estados con los que te puedes quedar.

Una vez aclarado esto, te hago una pregunta: ¿generas algún estado en concreto en quien visita tu web, lee tu blog o ve tus vídeos? O, por el contrario, ¿lo dejas indiferente?

Contenido malo, contenido bueno

No es que haya de uno o de otro, es que hay contenido que te conmueve y otro que te deja como si el autor no hubiera dicho nada (porque en realidad no lo ha dicho).

Tu objetivo debe ser conmover, inspirar, entretener… lo que quieras, pero que sea de calidad y que transmita tu voz.

El placer de encontrarte algo así supera la importancia de generar el mejor contenido de internet. Quizá no escribes el mejor artículo, pero es el que transmite tu esencia.

Y esto solo se encuentra buscando y probando. No hay otra manera.

Estoy convencida de que cuando ves determinados negocios, piensas “qué suerte, qué claro lo tienen”. Pues seguro que no lo tenían tan claro cuando empezaron, pero con el tiempo han personalizado su proyecto.

Y eso mismo es lo que tienes que hacer tú.

¿Qué convierte un contenido en el mejor posible?

Si quieres publicar los mejores artículos, asegúrate de que tus publicaciones cumplen estos requisitos.

✔️ Un objetivo

Te quiero contar cómo lo hago yo. No teorizo durante una hora sobre lo que tratará mi próximo post, sino que escribo todo el contenido que quiero desarrollar y lo articulo en torno a un tema relacionado con el producto o servicio al que quiero dar visibilidad durante ese cuatrimestre (en mi caso, me organizo dividiendo el año en 3). El objetivo lo puedes traducir como qué idea quieres que le quede clara al público que se cruza con tu contenido al terminar de consumirlo.

✔️ Una estructura

Suele funcionar muy bien la estructura muy usada en marketing llamada PAS, que consiste en atacar los puntos de dolor (qué le inquieta a tu público, cuáles son los miedos por los que no ha pasado a la acción…), pasar a explicar el problema y ofrecer la solución práctica.

En mi caso, suelo comenzar los post con alguna situación cotidiana con la que pretendo que te sientas identificado y conectemos; en plan “a ti también te pasa esto, ¿verdad?”.

En realidad, esto está más relacionado con el storytelling que con los puntos de dolor. Lo hago así porque he probado y me funciona.

✔️ La esencia

Tu contenido (los textos de tu web, las imágenes que publicas en tus redes sociales, el post semanal que creas o el e-mail con el que le das la bienvenida a tus suscriptores) debe tener la esencia de tu marca. Tu forma de decir las cosas, tu forma de organizarlas, los colores con los que más te identificas… Y no te sorprendas de comprobar que evoluciona, porque lo natural es que avance al mismo ritmo al que crece tu negocio.

¿Defines el objetivo del contenido y tratas de generar sensaciones en tu audiencia? ¿Usas una estructura determinada cuando escribes tus artículos? ¿Tienes más o menos clara la esencia de tu marca?

¡Comparte mi contenido!
Ana Camacho Manfredi
ana@anacamachomanfredi.com

Soy Ana Camacho, especialista en comunicación estratégica. Te ayudo a crear estrategias de captación de clientes con Instagram. Para soltar el lastre (de tiempo) que te supone mantener el blog, la web actualizada y realizar publicaciones en Instagram, sin conseguir resultados que merezcan la pena.

Descubre las formas en las que podemos trabajar juntos.

12 Comentarios
  • Conchi S.
    Posted at 09:56h, 09 febrero Responder

    Hola Ana,

    Pues destacaría, sobre todo, la importancia de tomarse las cosas con cierta calma, a la hora de dar con tu propia voz. Como decías, hay veces que leemos algún otro blog y pensamos “qué bien escribe”, “qué bien cuenta las cosas”, o “cómo me gustaría hacerlo a mí”. Sin embargo, a medida que vas generando contenido, profundizando en tu esencia y creciendo con tu proyecto, es cuando puedes ir perfilando tu estilo y tu modo único de contar las cosas que te pasan. En ese momento, conseguirás generar sensaciones en tu público.

    A mí me llevo tiempo soltarme y empezar a escribir desde mis adentros. A sentir que era yo quién escribía mis artículos y no una voz fría y rígida que me poseía. Así que, como tú ya has recomendado en alguna otra ocasión: práctica, práctica, práctica, mon amie.

    Un saludo enorme, Ana.

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 12:43h, 19 febrero Responder

      Hola Conchi,

      igual que a mi, todo esto me ha llevado un tiempo. De hecho, sigo en el proceso aunque ahora sienta que en mis contenidos hablo yo y no una persona en modo “tengo que escribir de algo relacionado con mi negocio”. Tiempo, pero tiempo practicando es la forma de encontrar la esencia de tu proyecto. Y una vez ahí, la suerte viene sola.

      Un abrazo,

  • Cristina
    Posted at 14:01h, 09 febrero Responder

    Hola Ana,

    Me gusta que digas eso de que esos negocios que lo tienen tan claro no lo tendrían tanto cuando empezaron. Las comparaciones son odiosas pero si las hacemos al menos que sea conscientes de que no estamos en la misma situación.

    Todo lo que dices me parece importante en un texto. A mí las estructuras me ayudan a organizar la información, a veces sigo estructuras típicas y otra veces mis propios esquemas pero me ayudar tener una guía para no irme por las ramas. Pero como dice Conchi, creo que en esto la esencia surge con práctica y más práctica.

    Un saludo.

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 12:36h, 19 febrero Responder

      Hola Cristina,

      muchas gracias por tu comentario. La práctica es el secreto de todo esto, tan fácil y tan complicado hasta que te lanzas, ¿verdad? En muchas ocasiones, me he visto a mi misma pensando que el éxito que tanto me gusta de otros negocios era cuestión de suerte, pero al pasar a la acción me he dado cuenta de que no. Es cuestión de ponerse en marcha e ir encontrando la esencia de tu marca, en todas las áreas, desde tu imagen hasta la forma en la que más te gusta trabajar.

      Un abrazo,

  • Angélica
    Posted at 21:07h, 09 febrero Responder

    Ana: me gustó muchísimo, leo tu artículo justo en un momento que estoy planteando un nuevo sistema en mi blog. Tiene que ver con hablar de una animal por mes: “El animal del mes:…”: mi intención es sensibilizar sobre sus características y la relevancia en nuestro planeta; eso por un lado. Por otro lado, despertar la curiosidad sobre lo que implica tener comunicación intuitiva con ellos. Me inspiraste, o sea que este post no es “ni fu, ni fa” es acertivo. Muchas gracias.

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 12:33h, 19 febrero Responder

      Hola Ángelica,

      Te animo a que pruebes; si has pensado en ese sistema, hazlo y observa los resultados que te da. Me alegro haberte inspirado, de esto se trata, de que no os quedéis indiferente. Busca la forma de hacer lo mismo en tu audiencia, practica el prueba y error.

      Un abrazo,

  • Amaya
    Posted at 08:11h, 15 febrero Responder

    ¡Hola Ana!

    Al leerlo saco dos ideas: una, la importancia de encontrar el modo de averiguar si quien te lee encuentra contenido de interés y, dos, la necesidad de desbloquearnos al escribir.

    Soy un poco rebelde con las normas de escritura, pero los tres puntos que destacas siempre los tengo en cuenta: objetivo del post, estructura y esencia.

    También creo que lo mejor que uno puede hacer es lanzarse a escribir e ir probando. Sin miedo. Porque hasta que no entres en acción no sabrás qué es lo que conecta mejor con tus lectores.

    Un abrazo

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 12:27h, 19 febrero Responder

      Hola Amaya,

      eso justo es la idea que quería trasmitir en este post: busca tu método, teniendo en cuenta esos 3 requisitos que harán de tu contenido una pieza de valor para tu audiencia. Yo te cuento la mía, pero lo mejor es que crees la tuya. Sin duda, empezar a escribir y ver qué funciona mejor es la forma de dar en el clavo.

      Muchas gracias.

  • Raquel
    Posted at 20:17h, 15 febrero Responder

    Hola Ana,

    Yo nunca sigo las normas, al escribir simplemente me dejo llevar. Sé que quiero decir y no pienso ni en la estructura ni en la esencia, aunque igual mejoraría si lo hiciera. Pero el estar tan pendiente de la estructura me distrae de mi esencia, esa esencia que intento transmitir al escribir.

    Ahora creo que lo que falta es encontrar la manera de saber si dejas indiferente a tu público o no, que me parece un punto fundamental.

    Un abrazo

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 12:18h, 19 febrero Responder

      Hola Raquel,

      justo a eso me refería, en el primer punto “objetivo”. No teorizo una hora, ni media sobre qué quiero contar. Abro una página en blanco y plasmo las ideas que he aprendido o he pensado que podrían ser interesantes para mi público, en los últimos días. Lo que tengo en cuenta para mi post es que sea un tema relacionado con el servicio al que quiero dar visibilidad en ese momento: esa es mi guía.

      Un abrazo,

  • Alexandra Dacier
    Posted at 00:21h, 16 febrero Responder

    Me quedo con la esencia, cuando hacemos las cosas con esencia propia damos todos lo bueno que tenemos. Como me he reído con lo de Ni fu, ni fa. Ni frío, ni calor. Un post para pasar a la acción.
    Me ha gustado tan bien lo que hablas de escribir los textos con alguna experiencia vivida, creo que eso es ser un poco más cercano.
    Saludos.

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 12:19h, 19 febrero Responder

      Hola Alexandra, muchas gracias por tu comentario.

      Me empeño en que mis posts sirvan para algo, para ponerlos en práctica, para pasar a la acción. Por eso suelo explicar cómo hago las cosas, en torno al tema del que trate, al fin y al cabo para esto sirve tener un blog, para ayudar y que colaboremos.

      Un abrazo,

Deja un comentario