potencial-de-marca2

Empieza a ganar visibilidad con acciones de comunicación y marketing sencillas y coordinadas.

Nunca recibirás spam. Recuerda que al suscribirte aceptas la Política de Privacidad.

Sin esto sí que es difícil trabajar la comunicación de tu negocio

23 Nov Sin esto sí que es difícil trabajar la comunicación de tu negocio

Ni comunicación, ni marketing, ni leches… Lo más difícil de hacer para que realmente funcione tu propio negocio es lograr precisamente eso: ¡que funcione!

Cuando trabajaba en la agencia de comunicación, me consumía la vida tener que ir cada día a teclear al mismo sitio, con el mismo horario y sin posibilidad de poder desarrollar más ideas que no fueran las establecidas por el triángulo cliente–jefe–equipo. Así que empecé a imaginar cómo sería mi vida si pudiera gestionar mi propio trabajo, marcar mis propios horarios y tomar mis propias decisiones sobre los clientes con los que quería trabajar.

Lo que comencé a imaginar una noche, lo volví a imaginar al día siguiente. Ordenar todas esas ideas, me dio la fuerza necesaria para dar el paso definitivo y apostar fuerte por mí misma y por la creación de mi propio negocio.

Siempre creo que lo que está en mi mano saldrá bien, porque soy una persona constante y peleona, pero no siempre la motivación es lo que más abunda en mi interior.

¿Te ocurre esto? Claro, es que eres humano.

Ni de comunicación, ni de marketing: hoy quiero que hablemos de ti

Para mí la clave del éxito en cualquier proyecto vital es la motivación. Lo habitual es empezar con mucha y que disminuya o aumente, en función de los resultados que vas obteniendo. Hasta aquí todo normal.

Ahora te voy a ser sincera: he pasado épocas con muy poca motivación. La falta de motivación acarrea pérdida de ilusión y, como consecuencia, aparecen la frustración y el bloqueo personal. Incluso surge cierto desencanto.

Para saber qué hacer si me vuelve a ocurrir, preparé un listado, en el que apunté cómo solventarlo, para no frustrarme más y recuperar la motivación. Quiero mostrártelo para que lo utilices si lo necesitas.

  • Pongo el foco en lo importante

    Probablemente esto sea lo que más me salva en mis épocas de pocas ganas para levantar un negocio. Así que me organizo para que lo esencial siga funcionando, pero no pretendo crear nada nuevo ni innovar, porque sé que me va a generar frustración.

  • Busco entretenerme con actividades que sí me motivan (y esto no es siempre fácil)

    Cuando estás desmotivado, centrarte en otras actividades que te animan, liberan o despiertan tu creatividad es una buena salida. En mi caso, lo que mejor funciona (por este orden) es: hacer deporte, dar un paseo con la música a todo trapo o cocinar. Y digo que no siempre es fácil porque cuando sientes desgana, no te apetece dedicarle tiempo a nada; ni a tus mayores aficiones.

  • Me escucho y me trato bien

    No puedo pretender estar siempre “a tope” porque soy humana; así que no me castigo mentalmente con ello, con frases del tipo “no estoy siendo productiva” o “debería estar haciendo tal y cual cosa”. Me centro en asumir que es una época de baja motivación e intento generar pensamientos positivos en torno a lo que he conseguido hasta el momento.

La cuestión no es parar, la cuestión es hacer más llevaderos los momentos del año en los que las ganas flaquean.

¿Qué haces tú cuando tienes poca o ninguna motivación? Sería genial que lo compartieras con nosotros para conocer nuevas formas de recuperar las ganas de seguir peleando por nuestro negocio.

¡Comparte mi contenido!
Ana Camacho Manfredi
ana@anacamachomanfredi.com

Soy Ana Camacho, especialista en comunicación estratégica. Te ayudo a crear estrategias de captación de clientes con Instagram. Para soltar el lastre (de tiempo) que te supone mantener el blog, la web actualizada y realizar publicaciones en Instagram, sin conseguir resultados que merezcan la pena.

Descubre las formas en las que podemos trabajar juntos.

16 Comentarios
  • Nuria
    Posted at 15:50h, 24 noviembre Responder

    Hola, Ana:

    ¡Qué gran verdad! Sin motivación, no hay nada que hacer.

    Efectivamente, somos humanos y no podemos pretender estar al 100% de motivación, energía y creatividad todos los días del año.

    Desarrollar un negocio en internet no es una tarea que se haga en un día. Requiere constancia, tesón, esfuerzo y sacrificio. Eso significa que es normal y natural pasar épocas mejores y momentos peores.

    Para no perder la motivación, también practico deporte (a intensidad alta, para liberar la mente por completo), escucho música y ando. Concretamente, he comprobado que si caminas a solas (por un lugar por donde no vayas a encontrarte con nadie) y hablas contigo misma en voz alta, acabas el paseo completamente renovada. Una cosa es pensar y otra verbalizar los pensamientos. Al escucharte, usar palabras concretas y expresarte, ves el asunto de un modo distinto.

    Y, por supuesto, trato de ser comprensiva conmigo misma. La mayor parte de las veces, los juicios más negativos sobre nosotros no vienen del exterior, sino que proceden de nuestro interior. Por eso, cómo nos hablamos y nos tratamos influye en nuestra actitud.

    Enhorabuena por el artículo.

    Un abrazo,
    Nuria

    P. D. La próxima vez que estés falta de motivación y vayas a cocinar, avísame. Yo me encargo de decirte qué tal ha quedado el plato. 😉

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 18:58h, 25 noviembre Responder

      Hola Nuria,

      gracias por compartir con nosotros tu forma para liberar y volver al camino de la motivación. Estoy convencida de que las personas más críticas con nosotros, somos nosotros mismos, al menos en mi caso. Así que estoy aprendiendo a hablarme bien, del mismo modo, que me estoy aprendiendo a escuchar, pero no dejo de creer que el esfuerzo que pones en tu negocio es imprescindible para su crecimiento, y siempre se ve recompensado. Todo esto lleva su proceso y su tiempo, pero me apetecía compartirlo con vosotros.

      pd: somos lo que podía llamarse unas foodie, o en los términos de siempre: dos a las que le gusta comer más que dormir ?? ??

      Un abrazo enorme,

  • Conchi S.
    Posted at 17:20h, 24 noviembre Responder

    Hola Ana,

    Un post muy auténtico y que, además, puede ayudarnos a todos en algún momento. Porque, parece que cuando estás empezando, crees que esto de la desmotivación dejará de afectarte cuando todo funcione. Pero, la verdad es que, estés en la fase que estés de tu negocio, siempre encuentras momentos de bajón e incertidumbre.

    Siempre que queremos un nuevo cambio, sacar a la luz un nuevo producto, etc. y no obtenemos los resultados que esperamos, nos venimos un poco abajo.
    Por eso, además de todo lo que has comentado, con lo que estoy totalmente de acuerdo, y que pongo en práctica cada vez que lo necesito, creo que también es bueno tratar, en parte de prevenir esos momentos, por ejemplo, aprendiendo a gestionar mejor nuestras expectativas. No se trata de no ser ambicioso, o de marcarse límites, sino de conocer dónde nos metemos y qué es lo que podemos esperar, para no creernos que somos la pera y que no nos ocurrirá lo mismo que al resto. Y es que en el emprendimiento, hay procesos que llevan un tiempo y, por más que queramos, no se pueden apresurar así como así.

    Gracias por esta recopilación y por hacernos pensar.

    Un abrazo.

    PD: Y para subir el ánimo, siempre viene genial encontrar un grupo de iguales que te apoye y te entienda.Si soltamos lo que nos ocurre, es más fácil desprenderse de ello y seguir adelante, con fuerzas renovadas.

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 18:06h, 25 noviembre Responder

      Hola Conchi, ¡qué bien leerte!

      Es verdad que parece que la falta de motivación es un tema del principio, de cuando estás empezando y ciertamente no es así. Ojalá una vez pasada los primeros meses, el primer año la falta de motivación fuera un obstáculo salvado para siempre. Pero como esto me temo que no es así, lo mejor es aprender a gestionarla en la medida de lo posible. Por otro lado, hay que asumir, sin pataletas, lo del tiempo, totalmente de acuerdo que ciertos procesos en el desarrollo de un negocio que puedes que no puedes acelerar. Si eres un pelín impaciente (como lo soy yo) entonces tienes dos tareas: gestionar la falta de motivación y encontrar un cubo lleno de paciencia, en el que remojar la cabeza a diario.

      Y, el tema del grupo de iguales es un remanso de paz cuando lo encuentras. Te das cuenta de que no eres la única persona que encuentra más de una dificultad. Aprovecho para recomendar el tuyo, en el que tan a gusto me siento https://www.facebook.com/groups/915007498594785

      Un abrazo,

  • Alvaro
    Posted at 17:40h, 24 noviembre Responder

    Sin bajones de motivación, sin obstáculos, sin momentos de sentir que estás haciendo el gilipollas no es posible llegar al objetivo.

    Es lo único que pienso, me concentro en sentir agradecimiento por el bajón, porque se que es un paso imprescindible en el camino.

    Abrazos

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 17:44h, 25 noviembre Responder

      Muchas gracias por tu aportación Álvaro,

      cada obstáculos que superas te hace mejor profesional, sobre todo cuando estás solo para sacar tus castañas del fuego. De ahí que crear tu propio negocio sea tan duro y tan reconfortante.

      Un abrazo,

  • Cristina Piriz
    Posted at 22:23h, 24 noviembre Responder

    Hola Ana, estoy totalmente de acuerdo, la motivación es el motor que lo mueve todo, sin motivación no hay nada. Pero cuando eres emprendedor tienes muchos altibajos, eso seguro. Igualmente la balanza se inclina hacia lo positivo y si eres persistente yo estoy segura que lo consigues.
    Un saludo,
    Cristina

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 11:57h, 25 noviembre Responder

      Muchas gracias por tu comentario Cristina,

      si tienes claro que quieres vivir de tu propia idea, cada esfuerzo merece la pena. Yo soy de las que piensa que tu suerte es proporcional a las horas de trabajo que inviertes, aún así quería hablar de la motivación porque es un punto muy importante para seguir avanzando.

      Un saludo,

  • Raquel
    Posted at 21:16h, 25 noviembre Responder

    Hola Ana, sin duda la vida esta llena de altibajos, de momentos en los que las cosas no salen cómo uno quiere, no solo con nuestro proyecto, y la motivación flojea. Yo, aparte de todas tus recetas, se por experiencia, que además si compartes tu día a día con personas que se encuentran en tu misma situación, la cosa mejora bastante, ya que los bajones duran menos y son más llevaderos.

    A mi me ayuda mucho localizar el motivo de los bajones, analizarlo y saber que parte de la situación permite que yo cambie algo, y sino puedo cambiarlo, intento mirarlo desde otro punto de vista.

    Al final, las épocas se suceden, y aprendemos de todas las situaciones. Gracias por la compañía en el camino.

    Un abrazo

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 19:18h, 27 noviembre Responder

      Hola Raquel, muchas gracias por tu visión sobre este tema.

      Desde mi punto de vista analizarlo para entender que está pasando es el paso más relevante que se puede dar. Y el siguiente al que trato de pasar es asumir las consecuencias negativas y exprimir las positivas. Estos pasos me permiten seguir avanzando, que al fin y al cabo es de lo que se trata. La compañía y compartir lo que ocurre con alguien que tiene su propio de negocio multiplica los efectos positivos de los altibajos y minimiza a la mitad los negativos.

      Mientras tantos, nos seguimos acompañando.

      Un abrazo,

  • Gabriela Castelo
    Posted at 03:28h, 27 noviembre Responder

    Primero mucho gusto de conocerte Ana!!

    Y bueno, la verdad que yo no creo mucho en los bajones de motivación, y si así los puedo llamar he tenido muchos, pero muchos…

    Yo aprendí de cada uno de esos bajones, aprendí que donde esta mi bajón de energía y de foco esta mi debilidad o mi falta de atención en ese punto en especifico.

    Sin esos bajones no sabemos lo que estamos haciendo, es como si no estuviéramos poniendo atención, y solo haciendo las cosas en automático.

    Ahora ya no les llamo bajones, son puntos en los que tengo que poner mi foco, pero claro que cuando descubro ese bloqueo, trato de despejar mi mente, mover mi cuerpo, y dejar que ese bajón se vaya.

    Me gusto mucho tu post, reflexione…

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 19:06h, 27 noviembre Responder

      Muchas gracias por tu comentario Gabriela, el gusto de conocerte es mío.

      Tienes razón que vamos en automático y los “bajones” nos ayudan a poner el foco de atención en lo que debemos mejorar. Me parece muy acertada esta visión de los bajones, usarlos para sacar el máximo partido para crecer personal y profesionalmente. Quienes pretendemos vivir de nuestra idea tenemos que ser espabilados incluso para esto.

      Un abrazo,

  • Amaya
    Posted at 13:38h, 28 noviembre Responder

    ¡Hola Ana!

    ¡Gran tema el de la motivación!

    Pasamos por etapas en las que la motivación va y viene, y parece que no podemos controlarlo ¿verdad? A mi me pasa a menudo.

    Hay una cosa que me ayuda mucho a mantenerla viva y es no perder de vista, nunca, el motivo por el que decidí emprender.

    Lo tengo bien visible para que no se me olvide o por si, algún día, tengo que plantearme qué fue lo que me motivaba antes y cuál es mi motivación actual. Porque los motivos cambian con las circunstancias y aferrarnos a algo, sea lo que sea, creo que nunca es una buena idea.

    Necesitamos evolucionar con los cambios.

    Un abrazo

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 14:21h, 28 noviembre Responder

      Hola Amaya,

      ¡Qué ilusión ver tu comentario en mi entrada! Muchas gracias.

      Cierto que las motivaciones evolucionan en el tiempo y menos mal que así ocurre. Esto es señal de que evolucionamos como persona y como profesional. Sin duda, recordar por qué elegiste este camino es una de las mejores formas de motivación. La semana pasada personas de mi entorno me ayudaron a recordar todo esto y me ha dado un chute de energía para varios meses. 😉

      En cualquier caso, cuento contigo para cuando tengamos que hacer este recordatorio de nuevo, contarnos qué nos llevó a elegir emprender.

      Un abrazo,

  • Alejo
    Posted at 00:26h, 09 noviembre Responder

    Muchas gracias por el post Ana. Hace poco he descubierto tu blog y es de agradecer la positividad que transmites. Comenzar no es sencillo, hay que ser proactivos, dejar de poner excusas y no caer en el desánimo.
    Yo ahora mismo estoy preparando mi estrategia en redes sociales con Facebook Ads y Mailchimp y a medida que pasa el tiempo y mejor lo planifico, más nervioso me pongo y comienzo a darle vueltas y a escuchar esa vocecita que siempre le dice a uno que “todo va a salir fatal, no puede ser tan bueno, si no ya todo el mundo se estaría forrando” y cosas de ese estilo. Supongo que ese tipo de inseguridad es algo a lo que tendré que acostumbrarme durante los primero días que eche a andar mi negocio, así que tus consejos me han resultado útiles.
    Un saludo.

    • Ana Camacho Manfredi
      Posted at 11:50h, 16 noviembre Responder

      Hola Alejo, muchas gracias por tu comentario.

      Como bien dices, el desánimo y la vocecita negativa es la principal lucha a la que nos enfrentamos cuando estamos comenzando. ¡Cómo si no fuera suficiente lucha comenzar! No es que consuele pero le pasa a todo aquel que tiene su propio negocio. Mis claves para combatir esto es contarlo, mucho mejor a colegas que también están empezando. Ser realista; no dramatizar pensando que todo irá fatal, ni soñar con que un día todo hará click y todo irá rodado. Porque no pasará ni una cosa, ni la otra.

      Espero que mis posts te sean útiles muchas veces, estamos para esto.

      ¡Ánimo! A seguir peleando.

      Un saludo.

Deja un comentario