[Video] Qué debes tener claro sobre el contenido para tu web

Qué debes tener claro sobre el contenido para tu web

Pero, ¿qué estrategia quieres darle a tu web?, o lo que es lo mismo ¿para qué quieres que sirva? Y una vez contestada esta pregunta, te hago una más: tu web actual ¿sirve para eso que quieres?

[Tweet ” [Video] Entrevista con @jeansaldana_ ¿Tu #web está espantando clientes?”]

Con esta entrevista a Jean Saldaña, pretendo que conozca lo más relevante sobre el contenido de tu web y cómo sacarle el máximo partido con un truco que nos regala Jean, y puedes poner en marcha ya.  [video_player type=”youtube” youtube_auto_play=”Y” width=”560″ height=”315″ align=”center” margin_top=”0″ margin_bottom=”20″]aHR0cHM6Ly93d3cueW91dHViZS5jb20vd2F0Y2g/dj10Mkd0TW10RzBnSSZ0PTg4NHM=[/video_player]   [Tweet ” Te has preguntado ¿para qué quieres tu #web? Mi entrevista a @jeansaldana_”] ¿Has tenido en cuenta el contenido de tu web a la hora de diseñarla? Cuéntame qué te ha funcionado y aquello que crees que puede estar espantando a tus clientes. ¡Quiero aprender más!

Para conocer más a Jean Saldaña:

Visita su web 

Descubre los 7 elementos que toda web de Desarrollo debe tener para atraer a más y mejores clientes. ]]>

Lo que las llamadas a la acción pueden hacer por tu contenido 

Lo que las llamadas a la acción pueden hacer por tu contenido 

Así que ahí va:

Todo lo que corresponde a tu negocio debe tener una estrategia.

Ya está dicho.

Lo que está claro es que alguien, al interactuar con tu contenido, inicia un recorrido para conocerte mejor. ¡Qué menos que ponérselo fácil! ¿No crees?

Supongo que el contenido que creas tiene como objetivo provocar alguna reacción en la persona que lo consume. Si no, ¿para qué lo haces? Párate a pensar un momento. Con el esfuerzo que supone desarrollarlo y el tiempo que inviertes en ello, querrás que sirva para algo, que tenga una utilidad clara.

Tipos de llamadas a la acción que puedes poner en práctica 

Las llamadas a la acción son como una guía, un mapa que le ofrecemos a nuestra audiencia para que no se pierda en el camino que previamente nosotros hemos preparado (de forma estratégica).

Después de leer tu artículo, por ejemplo, ¿qué quieres que hagan tus lectores?

Ese siguiente paso que pretendes que den es la llamada a la acción.

[Tweet “Las llamadas a la acción son como una guía, un mapa que le ofrecemos a nuestra audiencia.”]

Te traigo diferentes ideas de llamadas a la acción que puedes incluir en tus contenidos, en función de lo que quieres que haga tu audiencia.

  • ➩ Suscríbete a mi newsletter Necesitarás suscriptores que lean tu contenido y leads interesados en lo que tienes que decir y en tus servicios.

  • ➩ Déjame un comentario en el post De este modo, fomentas la participación en tu blog. Tú hablas sobre un tema de interés para tu audiencia y ellos pueden aportan su experiencia o plantearte alguna duda sobre ello. Animar a que comenten tus artículos es una muy buena manera de crear una comunidad en torno a tu contenido. ¿Por qué te interesa generar comunidad? Ni más ni menos que porque es la forma de que te reconozcan como un referente en tu área.

  • ➩ ¿Qué opinas de esto que te cuento? ¿A ti también te pasa?El objetivo de esta llamada a la acción es generar engagement, o lo que es lo mismo, compromiso, relaciones sólidas, recíprocas y duraderas con nuestra audiencia. Cuando te pones en la piel del otro, cuando te preocupas por lo que le ocurre, cuando te ofreces a escucharle, es cuando se construye una relación de calidad.

  • ➩ Reserva una sesión estratégica conmigo/descubre cómo puede ayudarte.Al fin y al cabo, eres un negocio y vives de lo que vendes. Entonces, si ya te conocen y han interactuado contigo, con tu marca, facilítale el camino hacia la venta.

[Tweet “La llamada a la acción es para generar engagement: relaciones sólidas con nuestra audiencia. “]

¿Dónde incluir tus llamadas a la acción?

Si no tienes muy claro dónde añadir tus llamadas a la acción, aquí te dejo una batería de sitios en los que colocarlas.

  • ✔ En la cabecera del perfil de tus redes sociales: Facebook, Instagram, Twitter…

  • ✔ En tu newsletter semanal.

  • ✔ Al final de cada post.

  • ✔ En el lateral de la página del blog.

  • ✔ En tus actualizaciones de redes sociales.
  • ✔ Al final de cualquier contenido descargable que ofrezcas a cambio de la suscripción.

  • ✔ Al final de la página “sobre mí” de tu web.

Venga, no escondas cómo lo haces tú y comparte con nosotros qué llamadas a la acción usas y cuáles te funcionan mejor. ¿Algún lugar donde colocarlas que hayas probado y sea infalible? Te espero en los comentarios.

]]>

El contenido no te soluciona la vida

El contenido no te soluciona la vida

Y no me gusta la sensación de tener tareas pendientes. Pero menos aún me gusta la sensación de leer y leer y no saber cuándo he leído suficiente y estoy preparada para pasar a la acción. ¿Te identificas? Pues prepárate, porque he encontrado la solución a este problema y voy a contarte qué hago yo para evitar entrar en una rueda de hámster de la que te cuesta salir.

¿Cómo saber si el contenido que seleccionas es el que de verdad necesitas?

No creas que eres raro ni que estás siendo víctima de una obsesión por la formación continua. Qué va. Esto tiene un nombre: infoxicación o sobrecarga informativa, que se refiere al estado de contar con demasiada información para tomar una decisión o permanecer informado sobre un determinado tema. Te pasa, ¿no? A mí, más a menudo de lo que me gustaría. Por eso he creado una técnica (de 2 pasos) infalible que aplico para combatir esta sensación de parálisis. En el poco tiempo que llevo utilizándola he comprobado que me resulta muy eficaz. Te la cuento por si te sirve de ayuda:
  1. A cada contenido que llega a mis manos, le doy un vistazo e identifico si hay algo de interés para mí y está alineado con los pasos que quiero dar en los próximos meses.
  1. “Pasos que quiero dar en los próximos meses”. Esto es lo importante de la cuestión. ¿La información que tienes en tus manos es relevante para dar esos pasos? Si la respuesta es sí, continúa ¿No lo es? Descártala: bórrala, elimínala y no la guardes en la carpeta de “pendientes por leer”.
[Tweet “Mi técnica (de 2 pasos) infalible que aplico para combatir esta sensación de parálisis”] A partir de mi experiencia como persona “enganchada” a consumir contenidos, he eliminado muchas suscripciones a newsletters. Esas suscripciones evolucionan, en función de los intereses que tenga en cada momento y no quiero tener mi bandeja de entradas repleta de correos sin leer.

El equilibrio entre leer y pasar a la acción

¡Ya has leído suficiente! Y no lo digo porque tras este post tengas la información que te faltaba. Lo digo porque sabes más de lo que crees sobre ese tema sobre el que llevas leyendo un tiempo. ¿Piensas que exagero? Pasa a la acción y compruébalo tú mismo. ¡Hazlo ahora! [Tweet “Sabes más de lo que crees sobre ese tema sobre el que llevas leyendo un tiempo.”] La información no muere y Google no se vacía, así que cuando quieras podrás recurrir a ella. Además, cuando te pones en marcha, es cuando te surgen las dudas reales que requieren que sigas informándote (o que te formes). ¿Qué truco usas tú para seleccionar el contenido y no quedarte petrificado ante la tonelada de información que has acumulado? Nos vemos en los comentarios.]]>

Por qué no debe preocuparte no crear el mejor contenido

Por qué no debe preocuparte no crear el mejor contenido

¿Conoces esa sensación que ni frío, ni calor?

Puedes sentirla en diferentes aspectos de tu vida: a veces con quien acabas de conocer, otras veces con la película que acabas de ver y otras veces con el post que acabas de leer.

Ni fu, ni fa. Ni frío, ni calor.

La indiferencia después de consumir algún contenido es de los peores estados con los que te puedes quedar.

Una vez aclarado esto, te hago una pregunta: ¿generas algún estado en concreto en quien visita tu web, lee tu blog o ve tus vídeos? O, por el contrario, ¿lo dejas indiferente?

Contenido malo, contenido bueno

No es que haya de uno o de otro, es que hay contenido que te conmueve y otro que te deja como si el autor no hubiera dicho nada (porque en realidad no lo ha dicho).

Tu objetivo debe ser conmover, inspirar, entretener… lo que quieras, pero que sea de calidad y que transmita tu voz.

El placer de encontrarte algo así supera la importancia de generar el mejor contenido de internet. Quizá no escribes el mejor artículo, pero es el que transmite tu esencia.

Y esto solo se encuentra buscando y probando. No hay otra manera.

Estoy convencida de que cuando ves determinados negocios, piensas “qué suerte, qué claro lo tienen”. Pues seguro que no lo tenían tan claro cuando empezaron, pero con el tiempo han personalizado su proyecto.

Y eso mismo es lo que tienes que hacer tú.

[Tweet “Hay #contenido que te conmueve y otro que te deja como si no hubiera dicho nada (porque no lo ha dicho).”]

¿Qué convierte un contenido en el mejor posible?

Si quieres publicar los mejores artículos, asegúrate de que tus publicaciones cumplen estos requisitos.

✔️ Un objetivo

Te quiero contar cómo lo hago yo. No teorizo durante una hora sobre lo que tratará mi próximo post, sino que escribo todo el contenido que quiero desarrollar y lo articulo en torno a un tema relacionado con el producto o servicio al que quiero dar visibilidad durante ese cuatrimestre (en mi caso, me organizo dividiendo el año en 3). El objetivo lo puedes traducir como qué idea quieres que le quede clara al público que se cruza con tu contenido al terminar de consumirlo.

[Tweet “¿Qué idea quieres que le quede clara al público que se cruza con tu #contenido?”]

✔️ Una estructura

Suele funcionar muy bien la estructura muy usada en marketing llamada PAS, que consiste en atacar los puntos de dolor (qué le inquieta a tu público, cuáles son los miedos por los que no ha pasado a la acción…), pasar a explicar el problema y ofrecer la solución práctica.

En mi caso, suelo comenzar los post con alguna situación cotidiana con la que pretendo que te sientas identificado y conectemos; en plan “a ti también te pasa esto, ¿verdad?”.

En realidad, esto está más relacionado con el storytelling que con los puntos de dolor. Lo hago así porque he probado y me funciona.

✔️ La esencia

Tu contenido (los textos de tu web, las imágenes que publicas en tus redes sociales, el post semanal que creas o el e-mail con el que le das la bienvenida a tus suscriptores) debe tener la esencia de tu marca. Tu forma de decir las cosas, tu forma de organizarlas, los colores con los que más te identificas… Y no te sorprendas de comprobar que evoluciona, porque lo natural es que avance al mismo ritmo al que crece tu negocio.

¿Defines el objetivo del contenido y tratas de generar sensaciones en tu audiencia? ¿Usas una estructura determinada cuando escribes tus artículos? ¿Tienes más o menos clara la esencia de tu marca?

]]>

Las 4 veces que tu contenido no sirve para nada (y qué pena)

Las 4 veces que tu contenido no sirve para nada (y qué pena)

«Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo».

Como decía Ortega y Gasset, cada uno tenemos nuestra propia circunstancia.

El caso es que también la tienen nuestros negocios.

¿Recuerdas cuando hablamos sobre la importancia de proporcionar el contenido más adecuado a tus clientes, según la fase en la que se encuentren? Vimos por qué es una extraordinaria manera para evitar que la creación de tu contenido sea un esfuerzo en balde.

Al igual que existen unas fases establecidas por las que pasa una persona dentro de un negocio (desde que lo conoce hasta que realiza una compra y termina recomendándolo), el contenido puede ayudarte a reforzar estos pasos. Es más, aumentará la fase de compra y de recomendación. Esto se traduce en un incremento de ventas y de nuevos potenciales clientes.

[Tweet “El contenido refuerza las fases por las que pasa una persona dentro de un negocio.”]

Ahora bien, esto de crear contenido útil, de calidad e interesante para la audiencia no siempre es fácil ni reporta los resultados que esperabas, ¿verdad?

Precisamente en esto me voy a detener hoy. Vamos a analizar por qué tus artículos se atascas y cómo puedes dinamizarlos.

Las circunstancias que no salvan tus contenidos

Empiezo recordándote que creamos contenidos que…

1. Atraen a potenciales clientes: tus contenidos son los encargados de despertar el interés y la atención de tu audiencia.

2. Convierten en clientes reales: son el canal a través del cual un lector te conoce, valora la calidad de lo que haces y confía en ti como profesional.

3. Transmiten el valor de tu marca y de tus servicios: los contenidos del blog son como un currículum 2.0, porque a través de ellos demuestras lo que sabes de tu sector y de tu profesión.

4. Retienen y fidelizan clientes: un contenido interesante para tu público hará que, tras consumir tus productos o servicios, tenga motivos para seguir a tu lado.

  Embudo de Contenido Ana Camacho

Una vez repasados estos puntos fundamentales, podemos preguntarnos: ¿por qué tu contenido se atasca?

1. Mi contenido con el objetivo de atraer a público interesado no atrae a casi nadie.

De hecho, tu contenido no se lee mucho, por lo que es difícil que tengas públicos en los siguientes pasos empapándose con los valores de tu negocio, por ejemplo.

¿Qué puede estar pasando? 1. Puede ser que le estás contando a tu público temas relacionados con tu producto o servicio que no son de su interés. 2. Tu contenido necesita un chute de promoción, de la buena.

[Tweet “Tu #contenido necesita un chute de promoción, de la buena.”]

2. Mi contenido con el objetivo de convertir al público en cliente no convierte.

Cuando les preguntas a tus clientes por qué se decidieron por tu producto o servicio, nunca te dicen que fuera porque les pareció muy interesante lo que leyeron en el blog o porque tu e-book de descarga les terminó de convencer de que tu solución era lo que necesitaban.

¿Qué puede estar pasando? Tu contenido es poco específico y no deja claro para qué sirven tus productos o servicios. Además, estás personalizando poco tus contenidos y no hablas de sus problemas. De hecho, es posible que estén informándose con otros, con tu competencia, y te compren a ti por otros motivos.

3. Mi contenido con el objetivo de transmitir el valor de mi marca y de mis servicios no los lee nadie o preguntan mucho.

Por exceso o por defecto, el caso es que sientes que el contenido tiene defectos. O dan pie a que pregunten demasiado o lo que trato de enseñar en los posts a mi audiencia no sirve para nada.

¿Qué puede estar pasando? Estás creando contenido poco útil o mal explicado y quien te ha comprado siente que sobre lo que lee ya sabe, así que para retener su atención debes profundizar en los temas y crear contenido menos básico. Y ser más claro y más cercano en lo que quieres decir.

4. Mi contenido con el objetivo de retener y fidelizar clientes no retiene ni a mi madre.

No consigues crear comunidad; es decir, que tus clientes estén enamorados de tu marca y que se relacionen con ella de forma habitual.

¿Qué puede estar pasando? No te consideran una referencia en tu área. Tu contenido no les engancha y no estás posicionado en sus mentes como un experto.


¿Qué problemas has identificado en tus contenidos? Cuéntamelo en los comentarios de este post e intentamos encontrar una solución.

]]>

La historia detrás del éxito de tus contenidos: mitad creación, mitad promoción (Parte II)

La historia detrás del éxito de tus contenidos: mitad creación, mitad promoción (Parte II)

Lo que te convierte en alguien único no es la actividad a la que te dedicas, sino tu forma de hacer las cosas (tu metodología de trabajo) y tu contenido (el valor añadido que aportas). Esto es lo que de verdad te diferencia, por lo que te compran y lo que “engancha” a tus clientes sin importar que seas más caro que tu competencia.

Si tus contenidos son tan importantes, ¿empezamos a hablar de cómo organizarte para crear buenos contenidos?

El blog como campamento base

La visibilidad de un negocio se basa en el movimiento que se genere en torno al mismo. El blog es una forma de llevar tráfico a tu web, en la que cuentas a qué te dedicas y los productos que vendes o servicios que ofreces.

[Tweet “La #visibilidad de un #negocio se basa en el movimiento que se genere en torno al mismo.”]

El blog debe servir de herramienta para proporcionar valor añadido a tus clientes y potenciales clientes; un lugar donde se pueden conocer en profundidad tus productos y servicios, explicar las diferentes funciones que cumple, cómo es tu forma de trabajar o cualquier tema de interés para tu público objetivo.

La fórmula de un blog sano es esta: con tus posts “regalas” información valiosa (valor añadido) y, al promocionarlos, das a conocer tu marca.

Si has hecho los deberes y has publicado contenidos interesantes, fomentarás el debate y la participación tanto en el blog como en las redes sociales y conseguirás visitas a través de lo que en marketing se conoce como “generar conversación”. ¿Se te ocurre algo más efectivo?

La planificación o qué tener en cuenta antes de crear contenido para el blog

Con este escenario, planificar la elaboración de artículos es una de las primeras tareas que acometer.

Por eso, la creación de contenidos debe convertirse en una actividad automatizada en tu rutina de trabajo. Quiero decir que te recomiendo que reserves un horario fijo en tu agenda y que no la tomes como actividad esporádica.

[Tweet “La creación de #contenidos debe convertirse en una actividad automatizada en tu #negocio.”]

Para planificar la creación, contesta estas preguntas (sé realista con tu situación):

  • ¿Cuánto tiempo le dedicarás a la semana?

    Marca las horas que consideres y ajusta el tiempo con el paso de las semanas. Las horas que inviertas dependerán de la importancia que le quieras conceder a tu estrategia de contenido como parte de tus acciones para aumentar la visibilidad de tu negocio.

  • ¿Has detectado lo que funciona en tu sector?

    En mi caso, funciona muy bien ofrecer recursos descargables —tipo plantillas, listados o píldoras informativas— y los casos de éxito.

  • ¿Cuál será el contenido mínimo viable que vas a producir?

    Un post semanal está muy bien para comenzar. Solo con un artículo cada 7 días puedes empezar a generar visibilidad si cumples con la parte de promoción. Cuando esta sea una tarea “asentada” en tu agenda semanal, puedes plantearte publicar más a menudo.

Iniciarse en la creación de contenido de forma habitual es una tarea tediosa, para que nos vamos a engañar, sobre todo si no disfrutas escribiendo o no se te da bien.

Pero créeme, es una cuestión de práctica y de ir perfeccionando la técnica: prometido. No necesitas ser ningún escritor profesional ni tener una mente muy creativa. Es cuestión de conocer bien tu negocio y de ser constante.

No hay más secreto que ese.

En la creación de contenidos, como en la cocina, hay que dejar cuajar y reposar los sabores, para que todo vaya cogiendo forma, color y textura poco a poco. Por eso, te recuerdo que también debes ser paciente y tener en cuenta que los resultados del marketing de contenidos aparecen a medio-largo plazo.

¿Cómo te organizas tú? ¿Cómo planificas tus contenidos? ¿Has empezado a ver resultados? Te espero en los comentarios.

]]>